Mi admiración, amigo

En mi primera entrada coincidiendo con mi ida al bosque, ya dije que admiraba a muchas personas; algunas lo sabían y otras no, pero lo sabrían pronto. Hoy toca una de estas del segundo grupo. Hoy te toca a ti, amigo. O mejor, debería escribir AMIGO.

Va para muchos años que nos conocemos. Tantos que quizá no es buena idea mirarnevergiveup2 atrás porque ese ejercicio nos enfrentará a la realidad de cuánto hemos envejecido, aunque nosotros nos veamos iguales. Todavía recuerdo el primer día. Yo un simple becario de una empresa. Con mínimos conocimientos y, al igual que los de mi generación, con mucha prudencia y ganas de aprender. Tu, ya un analista consumado que tenía que hacerse cargo de mi. Tenías que enseñarme o al menos, intentar que metiera la pata lo menos posible.

A lo largo de la vida todos conocemos a muchas personas que se cruzan por nuestro camino. En ocasiones de manera tangencial y en otras, con mayor profundidad. Pero pocas de ellas podríamos definirlas como personas extraordinarias y yo he tenido la suerte de conocer y compartir mi vida con pocas de ellas. Tu, amigo, eres una.

Aquel primer día me recibiste como eres. Tal y como luego llegué a conocerte bien. Desde aquel día se forjó una amistad profesional que al poco se convirtió en personal y que dura muchos años después. En ti he visto siempre la humildad, la serenidad, el compañerismo, la brillantez intelectual, el humor fino e inteligente, la profesionalidad, la honradez y la honestidad, dentro y fuera de una oficina. Aprendí de ti a ser meticuloso pero a la vez flexible, a hacerme preguntas aunque no tuviera las respuestas y no sentir miedo por ello. Aprendí a cuidar del equipo porque el crecimiento de ellos es más que tu propio crecimiento, a valorar ideas contrarias, a escuchar de verdad. Aprendí a trabajar duro hoy sin importar mucho el mañana. Aprendí a autoformarme y valorar los libros extraños. Aprendí a ser el que hoy soy. Y lo que aprendí y lo que me mostraste, no es nada fácil verlo en el mundo financiero que hemos compartido. Me fijé en un espejo que en realidad reflejaba como eras tu.

Nuestras vidas más tarde se separaron. Ambos nos fuimos al extranjero pero siempre hemos seguido en contacto. Todavía recuerdo aquellas carcajadas hasta las lágrimas con la teoría de los aros y que tu primer hijo naciera pocas horas después de haber estado en mi casa. O tus vivencias en tu casa de soltero, el “zulo” lo llamabas y las luchas con la plancha y las mesas de cartón. O meter tres veces de forma errónea el pin en tu teléfono y ver la transformación de tu cara. Y también mis miles de preguntas sobre tecnología. Hemos compartido muchos momentos, buenos y no tan buenos, uno sentado frente al otro. Son muchos, cientos, los recuerdos que me vienen a la memoria. Pero todavía nos quedan muchos otros  que compartir.

Hace pocos días te vi nuevamente y pese a que el lugar era en un hospital donde tratan de eliminar esa terrible enfermedad que devora tus entrañas, tus ojos, tus movimientos y tu serena voz reflejaban a la misma persona de siempre. Todas tus virtudes podían verse claramente a través de esos ojos cansados. Tu, en estado puro, pese a llevar luchando más de un año.

Amigo, te admiro. Por todo lo que eres y sigues siendo, por toda tu lucha, por tu pasión, por tu entrega, por todo tu. Y me enorgullece, me honra y me fortalece este vínculo de amistad contigo. No hay mercado secundario para lo que te ocurre y de haberlo, te aseguro que me situaría en buy side sin pensarlo ni un segundo. Eres un triple A sin necesidad de pasar por el veredicto de una agencia. Eres el mejor riesgo que podría comprar y me gustaría que fuera tan sencillo encontrarlo como mirar en la pantalla.

Estoy contigo y a tu lado. Y como dijo Winston “nunca, nunca, nunca te rindas”. Yo tampoco lo haré.

“Un padre es un tesoro, un hermano es un consuelo: un amigo es ambos” (Benjamin Franklin)

“Guarda a tu amigo bajo la llave de tu propia vida” (William Shakespeare)

Anuncios

3 comentarios sobre “Mi admiración, amigo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s