Tu

“Detrás de todo gran hombre hay una gran mujer”

El conocido dicho nos enseña eso pero para mi es falso. No hay nadie detrás de nadie, no hay mujer u hombre detrás de hombre o mujer. Ambos están en un mismo plano. Y al lado de una gran hombre, normalmente no hay una gran mujer, sino una extraordinaria y excepcional mujer. Y viceversa.

Ese es tu caso, amiga. Aun pegado durante años a la pantalla del ordenador intentándolo, no encontraría las palabras adecuadas que pudiera describirte. Nunca las hallaría, quizá sencillamente porque no existen todavía, no han sido escritas.

Por tu lucha diaria sin perder la sonrisa aun recibiendo noticias en forma de mazazos envueltos en batas blancas, máquinas, tratamientos, medicinas y química. Esa sonrisa que ilumina estancias oscuras. Por tu capacidad de sacrificio constante, que solo puede hacerse en silencio. Por tu alegría y optimismo que se contagia a todos los que estamos a tu lado. Por ese vivir el presente, con pasión e intensidad, sin importar el mañana porque mañana, será solo otro día más.

Dije de mi amigo, tu marido, que es un hombre grande y que a muchos nos está enseñado grandes lecciones desde que le conocimos. Pero sin duda tu también, al mismo nivel. No podía ser de otra manera. Tu eres mágica.

Hace tiempo leí en un cartel lo siguiente: “Hay personas mágicas. Te lo prometo. Las he visto. Se encuentran escondidas por todos los rincones del planeta. Disfrazados de normales. Disimulando su especialidad. Procurando comportarse como los demás. Por eso a veces es tan difícil encontrarlas. Pero cuando las descubres … ya no hay marcha atrás. No puedes deshacerte de su recuerdo. No se lo digas a nadie pero dicen que su magia es tan fuerte, que si te tocan una vez lo hacen para siempre”. No se quien lo escribió pero quien quiera que lo hiciera, tenía razón. Yo también he conocido a esas personas mágicas. He tenido esa suerte aunque hayan sido muy pocas, sobran los dedos de una mano para contarlas. Y lo que escribió, es verdad. Es como lo dice.

Y tu eres una de ellas. De eso, no hay ninguna duda.

La vida nos enseña que todo cambia en un instante y tu nos has enseñado que no hay nada que aplazar y que debemos vivir el día a día, el presente. Tu nos enseñas el valor de la fuerza, la constancia, la perseverancia y la lucha continua. Esa es tu lucha, de la que todos aprendemos cada día. Que coger de la mano a quien quieres importa más que tener razón o situarse por encima de otro o llegar más alto. Que lo más valioso que tenemos es el tiempo y hay que regalarlo. Y es valioso porque nunca volverá. Porque esa mano, ese tiempo, te da la felicidad o esas “islas de felicidad” y lo otro, todo lo otro, eso que muchos persiguen, no da nada sino quita; todo cambia en un instante y nadie nos pregunta con antelación ni nos pide permiso ante los cambios.

No hay que rendirse. Mira a tus lados un momento. Somos muchos los que estamos junto a ti. Estamos, nos ves ¿verdad? Y seguiremos estando, no te quepa duda, G.S.

Mi admiración, AMIGA.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s