AOD: Realidad aumentada

agujero balsa

La realidad aumentada no es más que la visión del mundo real a través de un dispositivo tecnológico donde los elementos físicos se combinan con elementos virtuales, enriqueciendo, dicen, la experiencia visual y mejorando la calidad de la comunicación. Este concepto – básico para los cazadores de pokemons – me sirve para escribir sobre la Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD) en la medida en que, lamentablemente, también es la combinación, para la mayoría, de un mundo real (el nuestro) con otro virtual y poco conocido (el de otros) que creemos situados muy lejos de nuestras fronteras.

Oxfam Intermon ha publicado recientemente su informe “La realidad de la ayuda” donde desgrana la participación de España en la Ayuda Oficial al Desarrollo y los resultados no pueden ser más sombríos. Como bien titula, la “cooperación española toca fondo” y se habla de “momento de refundación”. Mientras España no asume la Agenda de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, da la espalda – junto con sus socios europeos – a la crisis de desplazamiento global haciendo caso omiso a millares de hombres, mujeres y niños que se han quedado en el fondo del Mediterráneo esperando a que mucho más lleguen, observa los efectos del Brexit y del amigo Donald y su agresividad contra los de fuera, el mundo se enfrenta a la mayor crisis humanitaria de la historia con más de 128 millones de personas en situación de emergencia y hambrunas que asolan el mundo (Sudán del Sur, Somalia, Yemen, Chad, Siria…).

Bilateral sectores y subsectores

La política de cooperación española cada vez pinta menos y el año 2015 vuelve a dejar un importante descenso en los recursos destinados para ello (1.261M€). Esta vez del 11% con respecto al año anterior, lo que supone una caída acumulada en seis años (desde 2008) del 73%. ¿Alguna entidad, institución, empresa o persona podría sobrevivir con esos recortes? ¿Podrías hacerlo tú con una disminución de casi tres cuartas partes de tu presupuesto?

AOD Bilateral

Ayuda bilateral para los pilares del desarrollo

La realidad es más cruda, es aumentada, si nos atenemos a las cifras oficiales que maneja el informe de Oxfam. En términos de ayuda bilateral, el descenso alcanza un 80% en el periodo comprendido entre 2008 y 2015 y en algunos epígrafes de sectores y subsectores destino de la ayuda, supera el 90%. De un total de 3.512 M€ en 2008 a escasos 683M€ en 2015. Sí, has leído bien, cinco veces menos. Y si de los epígrafes de sectores tomamos aquellos que podríamos definir como sectores “pilares del desarrollo” – infraestructuras, educación y servicios sociales con especial atención al empoderamiento de la mujer – los resultados de la ayuda española son sonrojantes. Las ayudas a las infraestructuras han disminuido en un 95% en seis años, en educación un 90% y en servicios sociales un 65%.

Bilateral Pilares

Pero los mismos datos se puede ver de otra manera, dejando a un lado las variaciones y magnitudes relativas. Suponiendo una población del 46 Millones de personas, cada español aporta  a través de la ayuda al desarrollo las siguientes cuantías individuales en  ayuda bilateral: 72 céntimos a las ayudas a la construcción de infraestructuras, 75 céntimos a la educación, 56 céntimos al empoderamiento de la mujer, 10 céntimos a la educación básica, 17 céntimos a la secundaria y 9 a la postsecundaria, 20 céntimos a la generación y suministro de energía, 19 céntimos a sistemas básicos de infraestructura, 4 céntimos a abastecimientos y depuración, 6 a la política hídrica, 3 a la vivienda… En total, 2€ por español, casi el valor de un café. Pero volvemos a decir aquello de “menos mal que el agujero no está en nuestro lado”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Cambios de modelo

Las cifras anteriores y su evolución muestran a mi entender la necesidad de un doble cambio de modelo en la ayuda para la cooperación y el desarrollo. Por un lado, en la propia política y que ésta deje de ser de mínimos en lo bilateral. Que por el contrario, disponga de una estrategia de desarrollo y cooperación clara, solidaria y ética, situando a personas y derechos en el centro, además de relevante en cuantías, especializada y que aporte realmente valor añadido. Una política descentralizada en los financiadores pero centralizada en los objetivos a perseguir y en la forma de alcanzarlos. Y todo ello, previa refundación de la Agencia Española de Cooperación Internacional al Desarrollo – que en la actualidad apenas gestiona 178M€ – para que se constituya como la herramienta de la lucha contra la pobreza y el desarrollo dejando a un lado otros intereses (comerciales, económicos o de seguridad) que hoy tienen un primer plano.

Pero por otro lado, también es necesario un cambio de modelo en las propias ONGDs que miran al Estado como principal fuente de recursos para financiar sus proyectos. Las organizaciones de desarrollo que realizan una impagable labor, deben (i) abrir sus fuentes de financiación y mirar al mundo empresarial no solo como proveedor de financiación sino como apoyo y profesionalización de su labor, y con ello construir una RSC alejada del márketing (ii) profundizar en las labores de transparencia y rendición de cuentas que les otorgue una mayor credibilidad y despeje las dudas de los financiadores, aportando la información necesaria para que pueda conocerse – con luz y taquígrafos – dónde y cuánto dinero va a los proyectos, así como la medición de su impacto, y (iii) apostar por modelos de cooperación entre ellas mismas y modelo de desarrollo de proyectos basados en la constitución, gestión y, por qué no, la inversión en empresas locales que ayuden al desarrollo de la comunidad; aprovechar lo mejor del venture capital – con criterios económicos, financieros, sociales y medioambientales – como mecanismo de desarrollo y pensando que la creación de riqueza y empleo es una de las mejores fórmulas de cooperación y desarrollo.

Si no existen estos cambios de modelo en el corto plazo y de mantenerse más años las exiguas y lánguidas aportaciones estatales a niveles tan reducidas como las actuales, la Ayuda al Desarrollo y muchas ONGDs estarán al borde del abismo.

Y la realidad aumentada, ésta realidad, no puede apagarse pulsando el botón de “off”.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s